Lunes 19.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    Con su 'Internet soberana' contra Twitter, Putin se enoja con el cartero

    El control sobre las redes sociales extranjeras es clave para varios gobiernos. Aquí el caso de Vladímir Putin contra Twitter. Ya parece Donald Trump....

    Por Redacción

    • sobre
    Vladímir Putin.

    Donald Trump le declaró la guerra a TikTok cuando lanzó su campaña de reelección y vía la red social de origen chino le realizaron un boicot que frustró su evento y lo dejó en ridículo.

     

    Max Seddon olvidó recordarlo en su crónica desde Moscú, Rusia, para Financial Times.

     

    Tampoco mencionó la tirria de China contra Facebook, Instagram, Twitter y Google, a las que bloqueó y reemplazó por aplicaciones propias.

     

    En Rusia, el problema no comenzó ayer. En 2016, Moscú embistió contra LinkedIn. 

     

    En 2018 fue el problema  con Telegram. No es una casualidad que los fundadores del chat de mensajería instantánea, rusos todos, vivan en Dubai, Emiratos Árabes.

     

    Twitter

     

    Ahora el enojo es con Twitter y potenció algo en lo que Putin trabaja hace mucho tiempo pero resulta muy difícil en la práctica -fallaron todas sus experiencias hasta ahora-, que es su nueva infraestructura para una "Internet soberana".

     

    Aferrarse a esa idea es no comprender Internet pero Putin prioriza su necesidad política.

    Para él es necesario ejercer un mayor control sobre las redes sociales extranjeras, después de que los partidarios del activista opositor encarcelado Alexei Navalny las usaran para organizar protestas a nivel nacional en enero.

     

    En marzo, Moscú ha amenazado con prohibir Twitter si no elimina 3.168 publicaciones que datan de 2017 y que, según dice, fomentan las actividades ilegales. 

     

    La advertencia se produjo después de que el presidente Putin dijera que la sociedad "colapsaría desde adentro" (implosionaría) si Internet no "se somete a las reglas legales formales y las leyes morales de la sociedad".

     

    El 'efecto dominó' de la desaceleración de Twitter significó que en cuestión de horas los sitios web del Kremlin, el Parlamento de Rusia y varias agencias gubernamentales se desconectaron, incluido el del propio censor esttal, Roskomnadzor: Moscú depende de la infraestructura de Internet global.

     

    Roskomnadzor dijo que Twitter había eliminado un tercio de las publicaciones indicadas, aunque se quejó de que el sitio lo estaba haciendo a un "ritmo insatisfactorio".

     

    El sueño de Internet propia

     

    La 'Internet soberana' de Putin sería una web paralela que se ejecuta completamente en servidores rusos, con la tecnología para restringir el acceso de forma selectiva a contenidos prohibidos sin el riesgo de daños colaterales. 

     

    Los censores de Rusia dicen que han aprendido las lecciones de su intento desastroso de prohibir Telegram en 2018, que eliminó más de 16 millones de sitios no relacionados, mientras que Telegram, que aún es de fácil acceso, aumentó su audiencia de 10 a 30 millones.

     

    La 'Internet soberana' trata de una tecnología conocida como 'inspección profunda de paquetes', que teóricamente les da a los censores la capacidad de filtrar páginas individuales.

     

    “Es un paso adelante para que el Estado tenga control sobre toda su infraestructura de Internet, incluso si todavía no la tiene por completo. No se trata solo de un control ad hoc del contenido, de llamar a [empresas] para decir: "¿Podría bloquear este sitio web?". Ahora tienen estas palancas de control”, dijo Alena Epifanova, investigadora del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores en Berlín.

    Pero puede haber problemas en el sistema. La desaceleración también afectó a varios sitios web cuyos dominios usan el "t.co" que emplea Twitter para direcciones web abreviadas.

     

    "Todavía no pueden controlar todos los servidores que utiliza Twitter porque tienen diferentes servidores para su red de distribución de contenido en todo el mundo", dijo Epifanova.

    Yandex

     

    El motor de búsqueda ruso Yandex le dio al Kremlin un veto efectivo sobre su gestión.

     

    Yandex, registrada en Schiphol, Países Bajos, fue fundada por Arkady Volozh y Arkady Borkovsky, dueños de Arkadia, y la llamaron "Yet Another iNDEXer". 

     

    Es la empresa de tecnología más grande de Rusia y el motor de búsqueda más grande de Internet en ruso, con una cuota de mercado superior al 52%. 

     

    Y es el 5to. motor de búsqueda más grande del mundo después de Google, Baidu, Bing y Yahoo!

     

    Según Yandex, una ventaja para los usuarios de idioma ruso es la capacidad de reconocer la inflexión rusa en las consultas de búsqueda. 

     

    Según los informes, su plataforma de transmisión ivi archivó los planes para una oferta pública inicial después de que los legisladores se movieron para limitar la financiación extranjera de los sitios de entretenimiento en línea.

     

    Incapaces de afianzarse en plataformas como YouTube, donde Navalny tiene millones de suscriptores más que las cadenas de televisión estatales, los legisladores rusos prometen prohibir los sitios que "discriminan" a los medios pro-Kremlin.

     

    Anton Gorelkin, parlamentario de Putin dijo que está preparando un proyecto de ley integral para regular las empresas tecnológicas extranjeras: "Las empresas extranjeras trabajan aquí, ganan miles de millones pero no pagan impuestos ni cooperan con nuestras demandas completamente razonables".

    Gorelkin señaló que Apple cumplió con una nueva ley de su autoría que requiere que los fabricantes de teléfonos inteligentes preinstalen una lista de aplicaciones rusas, incluidos los competidores de Yandex para el correo electrónico y el almacenamiento en la nube de Google, así como mensajeros olvidados como ICQ.

     

    Si la 'Internet soberana' hace que el acceso a los sitios occidentales sea lo suficientemente engorroso, puede tener el efecto deseado, dijo Sergei Sanovich, investigador postdoctoral en el Centro de Política de Información y Tecnología de la Universidad de Princeton.

     

    Sin embargo, hay un principio de mercado que el gobierno ruso respeta y es que el consumidor siempre tiene la razón. Esto es lo que los diferencia de los predecesores soviéticos y los hace similares a los chinos”, dijo Sanovich.

    Lo interpretan de la forma más cínica posible: sólo importa el consumidor medio y consumirán todo lo que se les ofrezca siempre que sea razonablemente entretenido y de muy fácil acceso”, añadió.