Sabado 17.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    ¿Qué sucede con los bienes digitales cuando su dueño muere?

    El mercado de las criptomonedas y los NFTs crece día a día y más dinero se mueve por ese medio pero las regulaciones son muy pocas y, en ese contexto, surgen algunas preguntas, como ¿qué sucede con tus bienes digitales cuando moris?
     

    SOFÍA GERDING

    • sobre
    La mayoría de los testamentos contemplan qué sucede con los bienes de una persona cuando esta fallece pero existen pocas regulaciones que contemplen los bienes digitales.

    Cuestiones sin resolver de los bienes digitales

     

    A medida que las personas crecen, van adquiriendo diferentes bienes en su vida, que pueden ir desde dinero, inversiones, propiedades, autos, joyas, etc.

     

    En los últimos años, el mundo tecnológico dio paso a un nuevo tipo de bien que las personas pueden utilizar para adquirir valor y estos son los bienes digitales, que existen en forma de criptomonedas o NFTs, un nuevo tipo de bien que se puede encontrar tambien encriptado en la Blockchain. 

     

    La creciente popularidad de las criptomonedas Bitcoin y Etherum durante los años, en comparación con la compra del oro. Créditos: CoinBase.

    Cuando se trata de bienes físicos o "tradicionales" existen diferentes leyes que contemplan quien los hereda al momento de que su propietario fallezca pero para los bienes digitales mencionados, todavía no existen regulaciones que especifiquen qué sucede con ellos. 

     

    Un nuevo estudio Angus Reid publicado en la plataforma Willful reveló que sólo 1 de cada cuatro consumidores tiene alguien en su vida que sabe todas las contraseñas de sus cuentas en las diferentes plataformas y, en este contexto, surge la pregunta: ¿aquellos propietarios de bienes digitales contemplan que sucederá con sus bienes cuando fallezcan o quedarán miles de millones en bienes virtuales atrapados en la red?

     

    Testamentos sin contraseñas

     

    Si bien las criptomonedas no son algo nuevo, cada vez son más populares entre el público y los medios de comunicación, en especial en este 2021 cuando alcanzó valores récord, figuras como Elon Musk empezaron a promocionarlos y artistas como Beeple, consiguieron vender sus obras como NFTs a precios altísimos. 

     

    El collage de Beeple, titulado "5000 Days" que rompió el record de 69 millones de dolares al ser vendido como un NFT.

    La única forma de acceder a estos cripto activos es mediante una contraseña de, mínimo, 64 dígitos. Sin esta contraseña o "llave privada", como se dice en el mundo digital, es imposible acceder a los bienes digitales.

     

    En los últimos años se hicieron populares muchas historias de personas que compraron Bitcoin y serían millonarios hoy si no hubiesen olvidado su contraseña o llave.

     

    Gerald Cotten, el fundador de la criptomoneda Quadriga, que murió en 2018 y no había ningun documento que contemple qué sucedería con sus llaves privadas. En consecuencia, miles de millones de dólares se encuentran atrapados en el mundo digital.
     

    Uno de los casos más emblemáticos es el de Gerald Cotten, el fundador de la criptomoneda Quadriga, que murió en 2018 y se llevó con él las llaves privadas de muchos clientes, que juntos acumulaban un monto de, ni más ni menos que, 250 millones de dólares.

     

    Cuando alguien muere, pueden suceder dos cosas: el fallecido contaba con un testamento en el que especificaba a quien entregar sus diferentes bienes o, en caso de no contar con este documento, el gobierno aplica una fórmula que permite especificar cómo los bienes serán divididos.

     

    Los testamentos, en conclusión, sirven para evitar que los bienes de una persona queden almacenados en los bancos, como sucede actualmente con más de 10 mil millones de activos que no fueron contemplados en estos documentos. Sin embargo, casi no existen testamentos que cuenten con las largas contraseñas de 64 dígitos o esas "llaves privadas".

     

    Incluso en esos casos en los que las personas no especificaron qué sucederá con sus bienes al momento de su partida, la familia puede acceder a un ejecutor que entre en contacto con instituciones financieras para acceder a los fondos pero cuando se trata de bienes digitales, no es tan simple como llamar un banco.

    Las criptomonedas o los NFTs no cuentan con ningún cuerpo centralizado que las regule y el gobierno tampoco puede intervenir en este mercado: justamente su esencia recae en que es un bien descentralizado, que es excelente para la privacidad pero puede ser un gran problema para los miembros de la familia de una persona fallecida que desean averiguar si tenía activos digitales valiosos.

     

    Pero no tiene sentido sólo saber de su existencia, sino que tambien es fundamental contar con la contraseña para poder acceder a ellos.

     

    Entonces, ¿qué se puede hacer?

     

    ¿Qué puede hacer entonces un consumidor de bienes digitales para asegurar sus criptomonedas o NFTs para el día que muera?

     

    La primera y más importante recomendación es que se aseguren de contar con un administrador de contraseñas como 1Password, una aplicación disponible en las tiendas, que permite registrar información de cuentas, llaves privadas y cualquier tipo de información que permita ingresar al usuario a diferentes plataformas.

     

    La página principal de CoinBase, una billetera digital que contempla qué sucede en el caso de que el dueño de los activos digitales fallezca.

    Además de contar con este tipo de aplicaciones es fundamental compartir la contraseña de este administrador con el ejecutor, una persona de confianza o, lo más recomendable, incluir la contraseña en el testamento. 

     

    La segunda recomendación incluye el uso de billeteras digitales, que se pueden descargar en Smartphones como una aplicación, y la familia de aquella persona que cuente con bienes digitales puede descargarse la billetera y acceder a los activos sin ningún problema.

     

    Por ejemplo, Coinbase es una billetera que contempla el caso de que el titular de la cuenta fallezca y un miembro de la familia quiere recuperar estos activos.

     

    Como respaldo, tambien recomienda escribir la clave privada en una hoja de papel física y asegurarse de que esté almacenada en una caja de seguridad, caja fuerte a prueba de fuego u otro lugar seguro al que su familiar pueda acceder en caso de su fallecimiento.

     

    En tercer y último lugar, se recomienda tener un testamento actualizado con todos los bienes que la persona fue adquiriendo, que incluya los bienes físicos y digitales, y que especifique cómo esos bienes tienen que ser distribuidos. 

     

    Esta prácticas no solo es para proteger los activos de cualquier tipo, sino que también es probable que sea necesaria para liberar cualquier contenido de la cuenta (por ejemplo, Coinbase requiere una copia del testamento como parte de su proceso para liberar fondos a un patrimonio).