Sabado 17.4.2021

10 + LEÍDAS DEL DÍA

    La peligrosa decisión de vender el arte de los museos

    La pandemia complicó las finanzas de los museos y algunos iniciaron la venta de algunas de sus obras para pagar los gastos. El tema provoca debates intensos.

    Por Redacción

    • sobre
    'Red Composition' (1946), de Jackson Pollock

    En abril de 2020, la Asociación Estadounidense de Directores de Museos de Arte (AAMD) decidió una política muy polémica: levantó la prohibición de los museos de vender obras de arte para la compra de nuevas piezas y permitió la venta de obras de arte durante 2 años para equilibrar los presupuestos.

     

    En septiembre 2020, el Museo de Brooklyn, ya en dificultades económicas antes de la pandemia, puso a la venta 12 obras, entre ellas un Oscar-Claude Monet y dos Jean Philippe Arthur Dubuffet, con el objetivo de crear un fondo de mantenimiento para su colección.

     

    En febrero de 2021, el director del Metropolitan Museum, Max Hollein, dijo que utilizaría los fondos obtenidos de la venta de obras en restauración para afrontar el pago de los salarios de los empleados dedicado a esta tarea.

     

    El Museo Metropolitano de Arte de la ciudad de Nueva York es el museo de arte más grande de USA. En 2020, por la pandemia atrajo solo 1.124.759 visitantes, una caída del 83% respecto de 2019, pero aún así ocupó el 9no. lugar en el mundo. Su colección permanente contiene más de 2 millones de obras, divididas entre 17 departamentos curatoriales. 

     

    Si bien en la jerga comenzó a llamarse a este comportamiento 'alienación', Hollein restó importancia a la decisión, que presentó como temporal.

     

    “Muchas instituciones han practicado la ‘alienación’ durante décadas”, dijo a la agencia AFP, y agregó que el Met no pretende vender más obras en 2021 que en años anteriores.

     

    “Creemos que esto beneficia el desarrollo de nuestra colección”, agregó.

     

    Activos financieros

     

    Los museos anglosajones están más abiertos a ventas controladas, pero en otros países tales, como Francia, es un tema tabú.

     

    El presidente del Centre Pompidou, Serge Lasvignes, declaró “dudar del interés de seguir adelante por este camino”, ya sea para compensar las pérdidas económicas, o como “instrumento de” buena gestión “de la recaudación”.
     
    “Es muy preocupante que las obras colgadas en la pared se conviertan en activos financieros”, señaló el abogado Laurence Eisenstein, quien encabezó una protesta contra funcionarios del Museo de Arte de Baltimore, que quería vender 3 obras de su colección, incluida una de Andy Warhol, estimada en US$ 65 millones.

    El museo quiere crear un fondo de preservación para su colección de una ciudad predominantemente afroestadounidense y desea 'reequilibrar' su colección comprando obras de mujeres y artistas pertenecientes a minorías.

     

    Sin embargo, ante las críticas, el museo retiró la venta en octubre y decidió recaudar dinero a través de donaciones, dijo su director, Christopher Bedford.

     

    Qué se vende

     

    El Met dice que vende objetos de los que ya posee varias copias u obras de artistas “de los que ya tenemos decenas de obras de la misma época”, según Hollein.

     

    Pero Everson, un museo en Syracuse, Nueva York, vendió un Paul Jackson Pollock que recibió como donación y recaudó US$ 12 millones. 

    'Red Composition' (1946), de Jackson Pollock fue subastado en Christi's con una base de US$ 9 millones y llegó a US$ 12 millones.

     

    El trabajo había sido donado al Everson en 1991. 

     

    Marshall y Dorothy Reisman lo habían comprado en 1958 por US$ 3.500. 

     

    Cuando la donaron al Museo la estimaron en US$ 800.000.

     

    Ellos también donaron, en 1997, una tinta sin título sobre papel de Pollock; el dibujo se encuentra en exhibición en la exposición, 'A Legacy of Firsts' (Un legado de primicias).

     

    El Museo Everson dijo que con ese dinero quería enfocarse en obras de artistas de color, mujeres artistas y artistas poco representados, emergentes y de mitad de carrera. También financiar el cuidado directo de la colección Everson de más de 10.000 piezas. 

     

    “El museo de arte vende su alma”, respondió el columnista Terry Teachout desde The Wall Street Journal, acusando a la institución de “traicionar la confianza del público”.

    El abogado Eisenstein dijo algo muy razonable: que los donantes y las autoridades retiren su apoyo financiero a los establecimientos que venden obras emblemáticas. 

     

    En el caso de los donantes se tocan fibras muy sensibles porque ellos eligieron donar a un determinado museo por algún motivo en particular, y resulta que ese museo decide desprenderse de la obra donada quizás para exhibición y no para subasta. 

     

    06-04-2021 16:54

    La imagen era de cuando se exhibía el Pollock en el Museo. El debate es sobre el arte que desaparece del público para integrar las colecciones privadas.

    También te puede interesar